Los parabenos en la Cosmética ¿que son?

Publicado el 28/10/2009

Recientemente ha aparecido en televisión una campaña publicitaria de una empresa de cosmética anunciando su nueva línea de productos sin parabenos. Ante ello nos surgieron las típicas preguntas: 
 
¿Qué son ?
¿Para qué y por qué se utilizan? 
¿Tienen algún tipo de efectos nocivos? 
¿Por qué la industria los retiran de la formulación de sus productos?

Documentándonos un poco, vemos que son compuestos utilizados tanto por la industria cosmética como  por la alimentaria, los parabenos son un económico y eficaz conservante, utilizados en numerosas formulaciones, por sus propiedades fungicidas y bactericidas.


Esta propiedad como conservante, descubierta ya en 1924, es especialmente útil al ser eficaces en medios neutros, a diferencia de otros conservantes, que son sólo eficaces en medios ácidos. Como inconveniente comercial, los parabenos dan cierto color y olor a los productos. Por lo tanto ya conocemos el porqué y para qué. Es barato y eficaz como conservante, algo imprescindible para toda industria, que necesita que los productos no se estropen durante un largo periodo de tiempo y sea económico.

¿Algún problema con nuestra salud? 
No hay ningún estudio que determine que en dosis permitidas los parabenos sean causa de efecto perjudicial grave (¡tampoco lo hay para el tabaco!) más allá de las personas sensibles a los parabenos, a las que pueden producir dermatitis graves o enrojecimiento, inflamación, comezón y dolor de la piel. Según estudios estos compuestos, al ser ingeridos, se absorben rápidamente en el intestino, eliminándose también rápidamente en la orina, sin que se acumulen en el organismo. Entonces ¿por qué hay empresas que lo anuncian como una mejora en sus productos el prescindir de estos compuestos?



Los compuestos autorizados utilizados por la industria pasan controles toxicológicos, que indican la dosis máximas que se pueden utilizar sin perjuicio de la salud para la media de las personas a corto plazo. Recalco la media de las personas y a corto plazo. Pero surge la pregunta de si es tan ampliamente utilizado, ¿a cuanta cantidad estamos expuestos? Veo difícil regular la intoxicación por un compuesto que es utilizado en muchos productos de uso continuo y cotidiano como los cosméticos y la alimentación. Cierto es que algunos de estos elementos como el Propyl -hydroxybenozoate, propylparaben y paraben (F216), usado como conservante en los cereales, bocados, coronilla, productos de carne y confitería,  ha sido identificado como causa de la dermatitis crónica en varios casos. Hay opiniones para todo, pero cierto es que de este como de otros compuestos químicos de síntesis, es muy difícil demostrar que sean las causas de otras enfermedades más graves como el cancer de mama, enfermedad  con la que sea relacionado en algunos casos.

Los estudios nunca son concluyentes por las numerosas variables que impiden certificar con seguridad su toxicidad o su inocuidad. No hay interés en ello, no sólo por la inversión en investigación que supondría, si no que imaginaos hacer un estudio a largo plazo para demostrar que un compuesto nuevo es inocuo, y poder a posteriori comercializar el producto. La economía no va ese ritmo. Se usará y si da la casualidad de que son muy espectaculares sus efectos tóxicos, se generará una campaña de consumidores alarmados que querrán retirarlo del mercado, y ya sea porque actúen los organismos de control o por que el miedo haya crecido tanto que el producto no se vende, que cambiarán la composición de sus productos.

Pero ¿este es el caso de los parabenes?

Por ahora los estudios no confirman consecuencias graves y la industria empieza a retirarlo.. pura lógica de mercado... en esta sociedad donde el miedo se utiliza para todo, el miedo en el consumidor puede hacer aumentar tus ventas... O ¿es que esa empresa que acaba de retirarlos ha descubierto que son nocivos, y por lo tanto quiere ofrecer una gama libre de tal perjudiciales químicos?

En absoluto vamos a defender que los parabenos son inocuos, ya simplemente con lo demostrado como causante a parte de alergias y dermatitis me parece suficiente como para probar en mi mismo si estaré dentro de ese rango de población sensible. Y eso sin tener conocimiento de los efectos a medio y largo plazo, que son indemostrables. Pero todas esas preguntas sin respuesta son las que pueden hacer a un consumidor elegir un producto sin parabenos por otro que si los tiene.

Pero y si le añadimos más preguntas ¿Por qué compuesto han sustituido los parabenos para conseguir ese efecto conservante? ¿El resto de la formulación es inocua? Algunas organizaciones apuestan por un principio de precaución, por el que primero se demuestra que nos son peligrosos los compuestos para poder utilizarlos, y no como ahora, que hay que demostrar que son perjudiciales. Pero como hemos dicho antes, la economía no va a ese ritmo.

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios