carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Confirmar

Opciones es | €

El Perfume de Patrick Suskind

Publicado el 28/06/2010


... El líquido lanzaba destellos de un color castaño dorado bajo la luz del sol, diáfana, sin el menor enturbiamiento. Parecía inocente como el té claro y contenía, sin embargo, junto a cuatro quintas partes de alcohol, una quinta parte de una mezcla secreta capaz de revolucionar toda una ciudad. Esta mezcla podía a la vez componerse a su vez de tres o de treinta sustancias diferentes en una proporción determinada entre innumerables proporciones posibles. Era el alma del perfume (...).

CONTINUA LECTURA Y FRAGMENTO DE LA PELÍCULA


... El perfume debía olerse en estado distendido y aireado, nunca concentrado. Salpicó el pañuelo con algunas gotas, lo agitó en el aire con el fin de evaporar el alcohol, y se lo puso bajo la nariz. Con tres inspiraciones cortas y bruscas, inhaló, la fragancia como un polvo, expiró el aire en seguida, se abanicó, volvió a inspirar tres veces, como dejándolo resbalar por una escalera larga y lisa (...).

... Si algo en la vida había suscitado entusiasmo en él (...) fue sin duda esta operación mediante la cual, con fuego, agua, vapor y un aparato apropiado podía arrancarse el alma fragante de las cosas. Este alma fragante, el aceite volátil, era lo mejor de ellas, lo único que le interesaba. El resto inútil: flores, hojas, cáscara, fruto, color, belleza, vida, y todos los componentes superfluos que en ellas se ocultaban, no le importaban. Eran envoltura y lastre (...).




EL PERFUME. PATRICK SÜSKIND

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Añadir comentario