Cómo afecta el frío a nuestra piel y posibles soluciones

Publicado el 12/28/2020

como afecta el frio a nuestra piel

Cómo afecta el frío a nuestra piel

La temperatura baja y nuestra piel reacciona: enrojecimiento, sequedad, piel agrietada, son efectos comunes en las épocas de frio. El frío intenso, la nieve, el viento pueden comprometer el bienestar y la belleza de nuestra piel, provocando su deshidratación.

Cuando el frío llega, la barrera de agua y lípidos que protege naturalmente la piel se adelgaza; con efectos que sería oportuno prevenir y contrastar.

Labio secos y agrietados

Los labios son los primeros en aparecer secos y agrietados . Esto se debe a que, junto a la zona del contorno de ojos, la piel de esta zona es más fina que la del resto del rostro. Además, no tiene melanina y posee menos cantidad de glándulas sebáceas que el resto de la piel, por lo que no puede protegerse tan bien del sol ni de otros factores ambientales como el frío y el viento. Además, suele ser una zona bastante olvidada por gran parte del año y se busca solución en invierno, cuando la piel de esta zona tiene una dura prueba.

La solución: Con el frío es necesario restablecer la correcta hidratación de los labios utilizando a diario cacaos reparadores que contienen elementos nutritivos. Eso sí, mira siempre los ingredientes y evita los cacaos a base de parafina y siliconas; prefiriendo las fórmulas a base de cera de abeja, capaz de crear una barrera restauradora para la piel.

Es muy común en caso de labios extremadamente secos que el bálsamo labial no penetre por completo en la piel dejando una capa aceitosa superficial. En este caso, haz un exfoliante ligero una vez a la semana. Puedes utilizar tu cepillo de dientes o cualquier aceite vegetal con un poco de azúcar.

Bálsamos de labios

Piel del rostro deshidratada

La piel del rostro también suele manifestar signos al frío: frecuentemente con el frío aparece seca y deshidratada y la normal crema hidratante puede no ser suficiente. Incluso las pieles que suelen ser grasas en verano, en invierno necesitan un extra de hidratación y de cuidado.

El ingrediente principal en este caso es el ácido hialurónico. El hialurónico es uno de los ingredientes más hidratantes que existen en la naturaleza; favorece la producción de colágeno y retrasa los signos del tiempo. Su aplicación diaria garantiza una piel sana, hidratada y suave.

La solución: Si notas que la crema hidratante se absorbe de inmediato y tu piel resulta áspera y seca, ¡cambia tu crema hidratante! Si utilizas fórmulas fluidas, utiliza una crema más densa (también puedes combinarlas utilizando las fórmulas más fluidas de día y las más nutritivas de noche).  En segundo lugar, una o dos veces al día puede ser útil utilizar un serum de ácido hialurónico 

Piel seca después de la ducha

Si después de la ducha tu piel aparece seca y poco uniforme, los aceites vegetales te pueden ayudar. Aunque muchas veces se definen erróneamente hidratantes; los que hacen en realidad los aceites es atrapar el agua reteniendo la hidratación en las diferentes capas de la piel. Para que este mecanismo funcione y que penetre a fondo, es necesario aplicarlos en la piel mojada o húmeda.

Son todo ventajas: no tienes que pasar frío esperando a secarte antes de aplicar tu crema hidratante; puedes aplicarlos directamente en la ducha con la piel húmeda y secar con toquecitos delicados. La suavidad y la profunda sensación de nutrición, sin resultar pegajosa te sorprenderán.

La solución: alterna el uso de tu normal crema hidratante con la aplicación de aceites vegetales puros. Recuerda de aplicarlos sobre la piel húmeda. Te dejamos el enlace con nuestra gama de aceites corporales de nuestra cosmética ecológica:

Aceites de Masaje

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Añadir comentario