Cómo cuidar la piel después de la exposición solar

Publicado el 07/15/2020

cuidar la piel despues de tomar el sol

Cómo cuidar la piel después de la exposición solar en modo natural

Con la llegada del verano se habla mucho de la importancia de protegerse ante los daños de los rayos UVA y UVB pero, ¿es igual de importante cuidar la piel después de la exposición solar? Claramente sí.

La protección solar es un paso imprescindible para evitar quemaduras que no solo pueden estropear las vacaciones, sino producir daños serios en la piel. Aunque aplicando una buena protección y considerando una exposición moderada de los rayos del sol, de todas formas es necesario dedicar unos cuidados extras en la piel después de un día de playa o piscina.

Aftersun comerciales

Seguro que alguna vez habrás comprado un aftersun en perfumería o en la farmacia. Pero ¿funcionan? ¿Merecen la pena? Son muchas las marcas de farmacia famosas por sus líneas solares y after sun. Nuestra sugerencia es que no te fíes del eslogan y de leer siempre muy bien las etiquetas. La mayoría de los solares están repletos de sustancias de síntesis, siliconas, alérgenos del perfume, carbomer, tetrasodium EDTA, pagados a caro precio. El efecto frescor, que es el más deseado por este tipo de productos, se puede reproducir poniendo tu crema hidratante ecológica o gel de aloe puro en frigorífico y/o agregando un par de gotas de aceite esencial de menta.

Cómo cuidar la piel después de tomar el sol

Crema hidratante

Las cremas hidratantes son quizás la opción más completa para cuidar la piel después de la exposición solar. Lo que hay que tener en cuenta es que no vale cualquier crema. Muchas cremas comerciales están formuladas a base de siliconas y parafinas, que en apariencia proporcionan una piel suave, pero sin nutrir/hidratar de verdad. Una vez desaparecido el efecto barrera, la piel aparecerá más deshidratada que antes. Las cremas hidratantes naturales son una buena opción para nutrir e hidratar al mismo tiempo. Mejor aún, si se eligen teniendo en cuenta los ingredientes activos. Nuestra crema a base de aceite de almendras y aloe está formulada para aportar un extra de hidratación, sin resultar pesada. De fácil absorción, mantiene la piel hidratada durante muchas horas sin dejarla grasa. Su alto contenido en aloe la vuelve calmante al igual que el aloe extraído directamente de la planta. Además, contienen agua termal, que, por su alto contenido de minerales, hidrata de forma instantánea y ayuda a calmar irritaciones y rojeces. Pequeña sugerencia: durante el día deja tu crema en el frigorífico para un efecto extra de frescura  (ver crema corporal de aloe)

Aceite

Los aceites vegetales siempre son una buena opción para mantener una piel sana. Los aceites en sí son humectantes, aunque pueden funcionar como hidratantes si se aplican en la piel húmeda. De este modo, crean una película que favorece la penetración del mismo aceite, prolongando su acción. Los aceites dividen el mundo en dos: quien los ama y quien los odia. Son una opción rápida ya que se pueden aplicar en la misma ducha, antes de secarse tamponando delicadamente la piel. Son una opción perfecta para pieles muy secas o en condiciones de estrés para la piel como es la exposición prolongada al sol. Mejor aplicarlos de noche, así que la piel tendrá todo el tiempo de absorberlo y sin riesgo de manchar la ropa.

Hay gran variedad de aceites: argán, rosa, almendras… nuestra opción preferida para cuidar la piel después de la exposición solar son los aceites de hipérico y de caléndula. Hemos fusionados ambos ingredientes para crear nuestro aceite regenerador La eficacia de sus principios activos lo vuelve imprescindible en cualquier botiquín, un alivio no solo para después del sol, sino también para dermatitis, quemaduras y todas la situaciones que pueden derivar de pequeños accidentes domésticos.

Aloe vera

El aloe vera es una planta famosa por sus propiedades regenerantes y antioxidantes por esto es uno de los remedios por excelencia en caso de quemaduras solares. El gel de aloe masajeado en la piel es una óptima solución para cuidar la piel después de la exposición solar, calmando y aliviando la piel inmediatamente. El aloe es rico en polisacáridos, principios activos capaces de combatir contra el envejecimiento de la piel (uno de los principales daños del sol), estimulando la producción de colágeno proporcionando una piel suave. La única pega del aloe es que, al ser un gel natural, deja una sensación pegajosa en la piel. Un modo sencillo para evitarlo es mezclar la misma cantidad de gel con tu crema hidratante o aceite.

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Añadir comentario