carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Confirmar

Opciones es | €

Champú sólido o jabón para el cabello ¿Es lo mismo?

Publicado el 17/07/2019

champu solido

 

Champú sólido y jabón para el cabello ¿Es lo mismo? 

 

Las vacaciones de verano son una época en que se aprovecha para realizar actividades y hacer cambios en hábitos de consumo que durante el resto del año no encontramos el momento para llevarlos a cabo. Entre estos cambios están la transición hacia la Cosmética Ecológica y el Zero Waste.


En esta búsqueda de nuevos productos destaca especialmente uno que suele llevar acompañadas dudas y confusión: ¿Qué elegimos para lavarnos el pelo? Y esta duda va acompañada frecuentemente por otra: ¿Es lo mismo un jabón para cabello que un champú sólido? 


Respondiendo a la primera pregunta, los jabones para cabello y los champús sólidos son productos distintos.
Bien, ya sabemos que que son distintos, ¿en qué consisten sus diferencias?


Empezamos explicando qué es un champú sólido: es un compactado hecho de tensioactivos como los que encontramos en los champús líquidos, que suele llevar menos conservantes que sus homólogos con agua al carecer de esta. Para simplificar: son como los champús líquidos pero sin agua. Es decir, son más concentrados y podemos encontrar distintas formulaciones al igual que en los líquidos: llevar tensioactivos más o menos suaves, incorporar o no agentes nutritivos (como aceites), etc. Son delicados al ser un compactado, pueden deshacerse o romperse con facilidad.

jabon para cabello
Ahora vamos con el jabón para cabello: es el resultado natural del proceso de saponificación entre grasa y un álcali. Estos suelen ser, respectivamente, aceites e hidróxido de sodio. Si son saponificados en frío, las propiedades de los aceites se aprovechan íntegramente ya que su estructura química no se altera por el aumento de la temperatura. Además, pueden estar sobreengrasados, llevar una cantidad de aceites mayor a la necesaria para que se forme jabón, lo que los hará más suaves para el cabello. Para hacerlo más sencillo: son jabones adaptados a las necesidades del cabello. Su poder de lavado suele ser mayor, suele durar más tiempo limpio el cabello y son una opción interesante en la transición del uso de champús convencionales, ya que eliminan la silicona que haya quedado adherida al cabello. Es la combinación de aceites vegetales, esenciales y otro tipo de ingredientes como macerados o infusiones lo que da lugar a un jabón con unas propiedades concretas, que se adaptará a las necesidades de nuestro cabello y cuero cabelludo. Son resistentes, duros y el único cuidado que hemos de tener con ellos es conservarlos en una jabonera (al igual que los champu solidos).

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Añadir comentario